Como proteger el hierro sin pintarlo

El óxido es el nombre de las escamas de color marrón anaranjado que se forman en la superficie de cualquier metal que contenga hierro que sea expuesto al aire y al agua.

Es un tipo de corrosión que puede ser altamente destructivo, así como antiestético. En este artículo, compartiremos consejos sobre como proteger el hierro sin pintarlo.

El proceso de oxidación comienza cuando el hierro reacciona con oxígeno en presencia de agua, agua salada, ácidos u otras sustancias químicas fuertes. Como el óxido de hierro se desprende de la superficie del metal, y expone moléculas de hierro frescas, que continúan el proceso de reacción. Eventualmente, grandes áreas de óxido pueden causar que toda la estructura metálica se desintegre.

Un metal ferroso es aquel que contiene hierro y sólo el hierro puede oxidarse. Los metales ferrosos comunes incluyen el acero al carbono (1018, 12L14), la aleación acero (4130), y acero inoxidable (304, 316).

Metales no ferrosos, como el aluminio y el cobre, contienen poco o nada de hierro, por lo que no pueden oxidarse, aunque pueden corroerse.

como proteger el hierro sin pintarlo

💯 Manténgalo limpio y seco

El agua es el enemigo número uno cuando se trata de la oxidación, porque es el oxígeno de las moléculas de agua que se combina con el hierro para formar óxido.

Por eso los metales que se dejan al aire libre, como los coches, las puertas… es más que probable que se oxiden. Si el objeto se encuentra en un ambiente interior húmedo, tal como un garaje o un sótano, instalar un deshumidificador es una solución.

Cualquier tipo de barro o suciedad adherido a la superficie puede contener agua, por lo que es importante mantener los metales limpios.

💯 Evitar los arañazos

Los arañazos o grietas en el metal exponen más al metal y a mantener el agua, permitiéndole permanecer en contacto con el hierro.

Esta es la razón por la que el acero laminado en frío es más resistente a la corrosión que el acero laminado en caliente, porque el laminado en frío crea una superficie más suave sin textura que puede atrapar y mantener agua.

💯 Aplicar un protector recubrimiento

Sumergir objetos metálicos, como relojes, en una solución de agua, hidróxido de sodio y nitrato de potasio, proporciona una fuerte resistencia a la corrosión.

Los productos de prevención de la oxidación disponibles en el mercado en la forma de aerosoles o toallitas de tela también pueden proteger los objetos metálicos, incluyendo herramientas, equipos de exterior, vehículos y grandes piezas de metal.

💯 Usar acero inoxidable

Las aleaciones de acero inoxidable contienen hierro, pero éste resiste la oxidación porque también contiene un alto porcentaje de cromo que es aún más reactiva que el hierro. El cromo de la aleación se oxida rápidamente para formar una capa protectora de óxido de cromo en la superficie del metal que impide al oxígeno alcanzar el acero subyacente.

💯 Usar galvanizado metal

La galvanización es un proceso utilizado para preservar el acero libre de óxido durante muchos años. En el proceso de galvanización, una pieza de acero es recubierto con zinc líquido.

El zinc protege el acero de tres maneras diferentes.

Primero, el recubrimiento de zinc actúa como una barrera que impide que el oxígeno y el agua se toquen alcanzando el acero.

En segundo lugar, incluso si el revestimiento está raspado, el zinc continúa protegiendo las áreas cercanas del metal a través de la protección catódica.

Y Tercero, el zinc es altamente reactivo al oxígeno y rápidamente forma una capa protectora de óxido de zinc que impide que el hierro se oxide más.

Mantenimiento regular

Debido a que el óxido se extiende rápidamente, es importante rasparlo tan pronto como aparezca. Luego, frótelo con agua tibia y jabón y aplicar un acondicionador de metal u otra capa protectora para evitar que se siga oxidación. Si es necesario, aplique una nueva capa de pintura a la zona.

Leave a Reply