REPARACIÓN DE TEJADOS

¡Llama ahora y pide tu presupuesto gratuito!

O rellena el siguiente formulario
para solicitar un presupuesto gratuito.

COLABORADORES Y CLIENTES

Para muchos quizás la reparación de un tejado  sea una preocupación constante, principalmente por el tipo de protección usado en distintos hogares, casas y edificaciones; además por regla general el tejado es usado de manera frecuente para proporcionar protección ante distintos elementos externos ofrecen una buena estética.

Sin lugar a duda el tejado; es una parte fundamental de la casa ya que ofrece protección ante el frio, la intemperie, lluvias, el calor, heladas, granizo y de otros elementos naturales e incluso accidentes de distinto índole.

Como es de esperar el mantenimiento y la preservación optima del tejado, resulta algo costoso y laborioso, así como el de tomar medidas preventivas contra grandes problemas como filtraciones, humedades, goteras, entre otros; por lo que es necesario e imperativo por la integridad de la casa y de los individuos que hacen vida dentro así como fuera de ella.

Lo más aconsejable es comprobar el estado del tejado de manera periódica y en el caso de necesitar algún arreglo o una pequeña remodelación; es imperativo considerar ciertos aspectos técnicos para poder realizar esta labor de manera rápida y segura.

Cuando se desea arreglar un tejado, se hace mención a la reparación de las cubiertas inclinadas con una serie de coberturas de teja o quizás pizarras de dimensiones reducidas, las cuales son colocadas una sobre otra.

Por lo general las tejas de cerámica o pizarras son los únicos elementos impermeabilizantes y en algunos casos es suficiente para evitar la entrada de agua, filtraciones, así como otro tipo de daños a la estructura del tejado. La colocación de estas tejas es corresponde en dirección descendente y en forma de escama.

 En la actualidad, gran parte de las cubiertas de tejado están conformadas por más de una capa, cada una, están destinadas a cumplir funciones específicas. Una de estas primeras capas es la del soporte; bien puede ser ligero o pesado todo en función de la estructura que se emplee para la parte superior de la vivienda o de la edificación.

Otra parte de la cubierta de tejado son los impermeabilizantes y los aislantes térmicos, estos aislantes cumple la función de proveer alta protección contra posibles filtraciones y a su vez las tejas vienen a ser representar el primer nivel de protección.

Para poder realizar una reparación del tejado, lo primero debe ser una evaluación concienzuda del estado del tejado y de la zona afectada, buscando localizarla y detectar todas las posibles zonas con riesgo de filtración y de deterioro.

Como se ha mencionado previamente, se debe realizar una evaluación constante del estado del tejado, seguidamente se debe comprobar si las goteras o la humedad de las paredes son el resultado de una o varias grietas presentes en el tejado.

En el caso de las grieta sean superficiales o no sean de poco profundidad, quizás no implicaría la  una necesaria reparación mayor y en muchos casos con rellenar las fisuras con un poco de emulsión asfáltica para sellar en su totalidad la área afectada.

Como se ha mencionado previamente es importante primero conocer la causa, la razón es evitar realizar una reparación que durara poco tiempo, producto de no atender el foco real del daño.

Además resulta necesario tomar todas las precauciones para evitar posibles accidentes. Para esto es necesario contar con líneas de amarre o también conocidas como líneas  de vida; afianzadas de manera firme al arnés.

Por lo general el comienzo de las filtraciones, tiene por causa ciertos áreas de los tejados tradicionales con una deficiente colocación y por ende en una protección que a largo termine degenera en filtraciones; de igual manera una teja rota producto o bien de efectos climatológicos o agentes externos pueden desembocar en una filtración a corto y mediano plazo, siendo el 90 % de los casos de las filtraciones producto de tejas dañadas o mal instaladas.

Una manera de poder determinar el origen real de una gotera o una filtración; es realizando las llamadas “pruebas de agua”, las cuales se decanta agua abundante durante la tarde o quizás con solo unas breves horas bastara para detectar  la posible zona afectada, de esta manera es posible determinar con bastante certeza la zona a la cual se debe tomar atención.

La posible solución pueda solo ser el realizar un análisis visual con el cual es posible conseguir un canalón con obstrucción o incluso la actividad de aves siendo esta una causa muy frecuente de filtraciones, daños de tejas o posibles roturas de las mismas.

Indistintamente del método que se use, detectar todas las zonas afectadas evitara problemas a largo plazo además de elevar los costos por realizar reparaciones de manera continua sin haber realizado las experticias pertinentes.

El precio para arreglar tejados, dependerá de una serie de factores y características únicas de cada tejado. Por lo general los tejados están hechos de tal manera que puedan resistir todo clase de fenómenos meteorológicos, así como de condiciones climatológicas.

Considerando las características de un tejado, es muy lógico pensar que con el transcurrir del tiempo es inevitable que se necesite realizar reformas o arreglos. Bien sea que sea necesario reparar únicamente una gotera o bien si se necesita mejorar la capacidad de impermeable del tejado.

Ahora bien, el  precio de reparar un tejado, ira en marcado por el tipo de problema que se requiera reparar; obviamente jamás será el mismo costo para reparar una gotera que realizar un cambio total de todas las tejas que conforman el teajdo o de poner un manto impermeabilizado en la superficie del tejado.

En función de la reparación que se necesite, el precio puede oscilar entre 20 €  hasta los 200 € por cada metro cuadrado. Pero de manera de ahondar aún más en este asunto, es importante mencionar los escenarios posibles.

Por lo general con el paso del tiempo es inevitable que algunas piezas se deterioren o se desplacen y se desprendan por efectos del viento así como de fuerte lluvias e incluso otro tipo de circunstancias.

La solución más inmediata es substituir cada teja dañada o estropeada por otras nuevas similares o de mejor calidad; básicamente se deberá retejar. El precio de retejar un tejado, dependerá en gran medida de la cantidad de tejas que se encuentren dañadas, así como el tipo de teja que las reemplazara.

Las tejas más comunes que se pueden conseguir en el mercado, son las tejas de cerámica o tejas árabes, estas tejas tienen un costo que oscila desde los 7 € por cada metro cuadrado, pero es posible conseguir algunas tejas de mayor grosor con un precio que alcanza los 30 € por cada m2.

Otras tejas igualmente populares, son las tejas de pizarra las cuales cuentan con una muy amplia aceptación ya que es de un material con una propiedades naturales impermeabilizadoras, además cuentan con una vida útil muy larga, siendo su precio por m2 de 8 € o una cifra rondando este monto.

Para los tejados de hormigón el precio puede rondar de entre 7 y los 18 € por cada metro cuadrado, todo en función del grosor y de la marca de la teja de hormigón.

Otra tipo de teja son las asfálticas, su rango oscilan de entre los 9 y los 14 €, siendo quizás uno de los modelos de tejas más costosas del mercado, pero al ser tejas asfálticas ofrecen una mayor seguridad para la prevención de filtraciones producidas por la humedad.

Pero como todo el costo no solo  se basa en las tejas, también parte del costo implica el retiro de las tejas antiguas y las que se encuentran deterioradas o rotas, además de realizar un retejado de manera correcta y segura.

Aun cuando es muy posible conseguir precios razonables de retejar que van desde los 20 € por m2, el servicio completo se encuentra entre un rango desde los 70 € hasta no más de 100 por cada metro cuadrado.

Otro factor a tomar en cuenta, la reparación variara principalmente en función del tipo de reapareció que se necesite, no solamente de la reparación que se desea, ya que es de suma importancia no obviar o completar reparaciones por el simple hecho de reducir costos, esto a la larga resultara no solo en un incremento de los costos a media y corto plazo, sino que también en serios riesgos que pueden poner en peligro la integridad física de las habitantes y de las personas circundantes.

Como referencia, el costo de reparar una simple gotera puede costar alrededor de los 200 € pero en el peor de los casos el precio puede ascender hasta la ostentosa cifra de 1.000 € por una simple gotera. Todo dependerá de cómo se haya desarrollado el problema, el daño en  la superficie y el grado de dificultad que se requiera para reparar la gotera de manera permanente.

En el caso de realizar una impermeabilización, es un producto muy accesible y eficiente, pero aún existe otro tipo de material que realiza el trabajo de igual manera: el caucho clorado.

Este producto es bastante económico en comparación con otro tipo de productos para la impermeabilización, además es muy rápido de aplicar, pero los profesiones aconsejan usarlo únicamente en ocasiones eventuales, ya que no garantizan el mismo efecto y la misma calidad que el proporciona la impermeabilización con las láminas asfálticas.

El precio de este producto está por el orden de los 20 a 50 € por cada metro cuadrado utilizando el caucho clorado, en contraposición las láminas asfálticas su precio puede llegar a costar hasta los 90 € por cada m2.

Finalmente restara evaluar las mejores opciones sin que esto implique el uso de materiales de menor calidad o servicios que no cumplan con las necesidades y expectativas necesarias para obtener un tejado en óptimas condiciones.

Reparar un tejado antiguo no debe de ser algo tomado a la ligera y tampoco debe de ser algo necesariamente costoso, todo dependerá del estado en que se encuentre el tejado y la antigüedad del mismo.

Por otra parte existen tejados con una vida que superan los 50 años, estos es especialmente cierto en pueblos o ciudades donde existen edificios históricos; ejemplo de estas edificaciones son museos, ayuntamientos entre otros.

Los tejados deben de ser renovados indistintamente del tiempo y de las condiciones climatológicas, además muchos de cuentan con algunas tejas rotas, desplazadas y desconchadas; esto con el paso del tiempo genera de manera inevitable filtraciones entre otros daños.

Aun cuando existen la creencia popular que “no existe teja como la vieja” y, aunque esto pueda ser puesto entre dicho, si es cierto que se logren encontrar con tejas sin fisuras y sin degaste con un largo periodo de uso, esto es prueba fehaciente de la alta calidad del material con que fue realizado; pero desde un punto de vista técnico sin lugar a duda es importante contar con la mayor protección.

Para poder arreglar un tejado antiguo resulta imprescindible seleccionar materiales de alta calidad; como es la colocación de aislantes térmicos compuestos con membranas transpirables e impermeables que provea ventilación y protección contra el agua.

Si se desea reparas un tejado antiguo, quizás convenga realizar una evaluación y seguidamente tomar una decisión; ya que por regla general muchas filtraciones de tejados antiguo son los síntomas evidentes de un problema con una mayor complejidad.

No en toda ocasión es necesario realizar una reparación general o de altas proporciones, por lo que es en extremo fundamental una evaluación completa y seccionada de todo el tejado, una vez determinado el foco, se prosigue a tomar la decisión de realizar o una renovación puntual o bien una general pensando a largo termino y en una posible segunda renovación en otra sección del tejado.

Indistintamente de la decisión que se tome; es de considerar el costo a mediano y a largo plazo ya que es preferible realizar un desembolso a tiempo que prevenga la propagación de fisuras o filtraciones, ya que si solo se realiza la reparación de la zona afectada puede degenerar en daños a muy corto plaza e incluso perderse el trabajo realizado.

Es por estas razones, la prevención debe de ser la regla principal al momento de realizar la reparación de un tejado, más allá de los costos implícitos que implica el arreglo de un tejado antiguo.

Ya sea que tengamos alguna inclinación  por las tejas antiguas o las tejas nuevas; lo más importante es realizar el trabajo con la mayor seguridad y profesionalidad posible.

Las tejas antiguas por lo general aportan una mayor estética, además transmite la sensación de resistencia y aguante de años; por otra parte cuentan con muy poca estabilidad y su instalación es bastante genérica, motivando principalmente a no contar con un modo de instalación estándar. Y en muchos casos es realizado por cada uno de los propietarios de las viviendas.

 Es innegable percibir las ventajas de las tejas nuevas, prueba de esto es su rápida instalación y además cumplen con rigurosos estándares y normativas de calidad. Pero por otra parte, se debe de hacer mención que; no existen tejados que cubran con un ciento por ciento de efectividad en lo que se refiere a la humedad más aún sino se hace uso de soluciones modernas, como lo son las láminas bituminosas o también los sistemas de remate al seco.

Aplicando técnicas y materiales modernas es posible garantizar resistencia máxima del tejado en las condiciones climatológicas más complejas.

Toda reparación que se realice sobre un tejado antiguo, debe ser pensando en tomo momento las posibles consecuencias que pueden producir una incorrecta manipulación. Pero no solo eso en muchas ocasiones los problemas de tejados antiguos y por ende de casas o edificaciones antiguas, ocultan un sinfín de problemas adicionales.

Para estos momentos es prudente contar un presupuesto que pueda soportar los inconvenientes que puedan surgir a medida que se realizan las reparaciones en el tejado. Esto no debe de resultar problema alguno si se cuentan con aseguradoras con la capacidad de cubrir no solo las reparaciones sino también las contingencias y los problemas derivados de reparar un tejado con antigüedad.

La uralita o también conocido como fibrocemento, es un material de construcción de tejados el cual cuenta con un amplio y extenso uso, está constituido por cemento, fibras orgánicas y fibras inorgánicas sintéticas. El gran inconveniente de este tipo de tejas de uralitas es la presencia de amianto, el cual es utilizado como una fibra reforzante el cual produce serios problemas de asbestosis.

La uralita es utilizada en distinta áreas, como cubiertas, bajantes y como recubrimiento de paramentos exteriores. Una de las razones de su uso extendido es su relativo bajo costo y su ligereza, por estas razones es usada con bastante frecuencia en construcciones de almacenes así como en edificios residenciales.

La reparación de tejados de uralita, es una tarea que debe de ser realizada con extrema seguridad, aun cuando el fibrocemento, por sí mismo, no representa peligro alguno, las fibras de amianto que se encuentran dentro de la uralita si representan un peligro al momento de producirse fracturas por manipulación o envejecimiento de la teja de uralita; es en ese punto donde se debe de realizar el reemplazo inmediato de las tejas y evitar en todo momento su inhalación

Por esta razón el mantenimiento y/o reemplazo de una teja de uralita; debe de realizarse por profesionales ya que no es poco factible la remoción parcial del tejado, ya que representa un riesgo considerable tanto para trabajadores como para terceros.

Existen alternativas para realizar una reparación, una de ellas es el encapsulado de la uralita utilizando corcho de poliurias o espuma de poliuretano, lamentablemente estas soluciones no son aconsejables por la misma razón; que representan un alto riesgo de fuga de las fibras de amianto y su consecuente inhalación.

Otro factor que juega en contra de la utilización de métodos de reparación de tejados de uralita, es la poca fiabilidad a nivel técnico de este tipo de soluciones. Otra posibilidad de dudosa fiabilidad es la realización de una doble cubierta, lo que implica que al terminarse la vida útil de la primera, se está en la obligación de retirar ambas.

Para algunos,  un método plausible es la colocación de parches de tela asfáltica o en algunos otros casos pinturas de cloro caucho, pero este método es calificado como una solución provisional realizado por personas sin el conocimiento real de lo que puede generar figas y fisuras del fibrocemento.

Como se mencionó con anterioridad retirar elementos de fibrocemento representa una tarea muy peligrosa, por ende debe de ser retirada de forma controlada principalmente por el alto riesgo de contraer cáncer de pleura también llamado mesotelioma.

Realizar un  Plan de Trabajo bien estructurado  es la forma correcta de iniciar el reemplazo de tejas de uralita, el cual debe de ser aprobado por los organismos competentes, de igual manera los trabajadores deben de contar con la formación específica; siempre tomando en cuenta las más estrictas medidas de seguridad y de higiene.

Los residuos de amianto proveniente de los tejados de uralita, deben de ser encapsulados y entregados a los gestores de residuos que estén autorizados para su manipulación. Acto seguido del retiro de las tejas de uralita y del amianto, debe de emitirse los permisos que comprueben el deamiantado de la zona afectada o en su defecto de todas las tejas de uralita.

El tema de la uralita es que no es peligroso siempre y cuando se mantenga estable, esto quiere decir el cemento amasado con amianto, esto lo convierte en amianto “no friable” que no representa riesgo, pudiendo convivir durante largos lapsos de tiempo. Es de recordar que el peligro reside únicamente cundo el material se deteriora o e manipula de manera incorrecta probocando la dispersión en el ambiente y resultando en un riesgo alto para la salud.

De igual manera no solo los cobertizos, también los techos, depósitos y canales pluviales cuentan la presencia de la uralita, además este tema debe de ser abordado de manera consiente ya que el retiro y sustitución de las tejas de uralita no es costoso, pero las precauciones provenientes de este y el tiempo prolongada deben de ser factores a tomar muy en cuenta tanto a nivel económico como a nivel familiar.

Por estas razones, las precauciones que se tomen para reparar los tejados nunca estarán de mas siempre que estén de la mano de los conocimientos técnicos que coadyuven en prever todo tipo de situaciones.

Finalmente es de concluir que la reparación de un tejado de uralita; debe de ser realizado a tiempo y en el instante que se detecte algún deterioro, ya que de no atenderse a tiempo puede ocasionar una degradación progresiva del tejado y por consiguiente en posibles daños a la salud.

Los tejados de pizarra son uno de los más utilizados en un sinfín de construcciones, siendo especialmente comunes en construcciones de cubiertas. La pizarra es un elemento que proviene en su totalidad de la naturaleza, su uso está ampliamente aplicado por el hombre, una de las razones; son las propiedades impermeabilizantes de estas piedras metamórficas lo que permite proteger estructuras contra la humedad y la lluvia.

Pero por otra parte; a pesar de las grandes cualidades de esta piedra, es necesario realizar reparación de manera periódica ya que de no atenderse a tiempo una filtración, pueden provocar grandes daños a mediano y a largo plazo, siendo por demás costoso y complicado.

Para realizar de manera apropiada la reparación de un tejado de pizarra; es necesario implementar una serie de recomendaciones. Lo primero y principal es no dejar transcurrir el tiempo para realizar la reparación, esto implica necesariamente tener que incurrir en gastos mayoritariamente imprevistos.

Seguidamente  se debe contactar con especialistas que cuenten con la experiencia necesaria para atender de manera rápida y expedita la reparación de un tejado de pizarra, aun cuando en ocasiones puede que no sea necesario  contratar una empresa, en casos puntuales; con pericia y tomando las medidas de seguridad necesarias se pueden ser realizar por parte del mismo usuario.

Una vez definido el personal o la persona a realizar la reparación, se debe detectar las causas que produjeron el reemplazo de las tejas. En un tercio de las veces, el origen de las goteras son producto de la antigüedad del tejado de pizarra; sin duda alguna la exposición a la corrosión afecta de manera directa a los ganchos de sujeción, provocando el desprendimiento y seguidamente la caída de las mismas.

Otro factor importante del deterioro o degradación de las tejas de pizarra, se deben en gran parte al factor humano. Existen estimaciones que dejan entrever que el 40% de las fallas, roturas o fisuras en los tejados, se deben a la acción de los instaladores, antenistas o incluso por el mismo propietario al desplazarse en el tejado.

Un porcentaje aún menor pero que sin duda juega en contra de la integridad del tejado; son las deficiencias técnicas al momento de instalar por primera vez, siendo en muchos casos inapropiadas, esto a implica la aparición de goteras, fisuras y filtraciones.

Otra causas no tan frecuente, pero igualmente presente; son las averías causadas por las chimeneas, cambios de agua e incluso hoyas en mal estado.

La manera adecuada de poder determinar las causas, es utilizando una técnica muy simple y común pero en extremo efectiva y no es otra que realizar la denominada “prueba de agua”. Estas pruebas consisten en decantar con una manguera, una fuerte cantidad de agua directamente sobre el tejado, este efecto simulara la caída de la lluvia y pondrá en evidencia la zona afectada y por consiguiente el origen del problema.

Ya detectado el origen del problema, corresponde tomar las medidas necesarias, esto implica evaluar las posibles soluciones, el nivel de dificultad, el tiempo y el costo inherente de la reparación.

Si en el mejor de los casos la gotera o filtración se encuentra localizada en un punto específico entre secciones, solo bastara con realizar una impermeabilización de la zona. En muchos casos colocar manto asfaltico es la opción más sencilla y económica.

Para las goteras o filtraciones provenientes de la carencia de solape, es importante realizar ante todo una inspección de cada hilada del tejado de pizarra, la manera más práctica y sencilla es utilizando un metro. Si se detecta una hilada con mayor anchura que el resto; se debe de sustituir y volver a comprobar el trabajo realizando  una nueva prueba de agua.

Por otra parte el problema que mayor temor causa, es cuando el deterioro no se encuentra en las piezas de tejado deterioradas o en un punto focal del tejado. En este caso el problema se encuentra por descarte en la cubierta interna del tejado, esto se traduce en un costo significativo y además debe de ser realizado íntegramente por expertos, quienes deberán remover lamina por lámina, para una posterior impermeabilización.

No se debe de temer bajo ninguna circunstancia tener reticencias al pedir consultas y presupuestos por parte de compañías especializadas, ya que es posible encontrarse con escenario donde es inminente tener que realizar una reparación con prontitud.

Sin lugar a duda, los tejados con teja pizarra suelen ser uno de mayor popularidad, así que es más que factible poder conservar el aspecto que proporciona este fantástico material impermeable que ofrece la naturaleza.

Por último, se debe de evitar situaciones que impliquen alto costos  realizando un reemplazo total de todas y cada una de las tejas de pizarra y de ser el caso siempre se deberá de sustituir por unidades nuevas que cuenten con la más alta calidad.

Los tejados de cañizo cuentan con fuerte presencia en casas antiguas, sobre todo en los pueblos y casas antiguas; la razón de su popularidad es la resistencia, no en vano muchos te estos tejados llegan a alcanzar el siglo de uso en hogares alrededor del mundo con distintos tipos de climas. Pero inevitablemente llega el momento de realizar las reparaciones pertinentes tomando siempre la seguridad como el motivo más fuerte para realizarlo de manera expedita.

La tendencia; es que muchos desean eliminar de raíz e instalar uno totalmente nuevo con otro tipo de materiales. Para los más nostálgicos, eliminar el cañizo no es una opción, ya que desean conservar la tradición y el aspecto original de estas hermosas casas y su tejado de cañizo.

Es justamente cuando deseamos realizar la reparación del tejado, donde surgen dudas de cómo realizar semejante empresa. Lo primordial es contar con la ayuda de profesionales; siempre evita a toda costa los amigos “repara todo” e incluso albañiles recomendados por terceros, por lo general esto siempre resulta mal, solo con ayuda profesional es posible zanjar todas las dudas que se puedan tener.

A pesar de ser un material resistente e incluso contar con ejemplos donde ha durado la centuria, es sin lugar a dudas un material con altas probabilidades de ceder en épocas con nevadas; esto y el largo tiempo son factores que en combinación son una bomba de tiempo.

Para poder evitar la entrada de calor y frio por el tejado, es fundamental contar con un tejado que pueda aislar de manera eficiente las temperaturas procedentes del exterior. Sin duda alguna reparar un tejado apropiadamente es una tarea por demás laboriosa, más aun si se desea conservar el estilo tradicional, más sin embargo al contar con profesionales; sin duda es una tarea totalmente plausible para desarrollarse.

La manera de comenzar la reparación, debe de ser siempre realizar una revisión del estado del tejado, posteriormente retirar una por una las tejas de manera segura, luego partiendo desde este punto llega la evaluación del daño y la rehabilitación más adecuada; una opción es intentar reparar la zona afecta con cañas similares pero esto casi nunca se recomienda ya que solo será un costo extra al momento de reemplazar el resto.

Otro aspecto a considerar son las vigas, ya que con el pasar del tiempo es altamente probable conseguir carcoma: por lo que se le debe de prestar mucha atención ya que deben soportar el peso de manera continua por un largo periodo.

La manera correcta de restauran la integridad de la vigas es realizando el lijado y cepillado de manera manual, contrario sería el resultado si se  usa algún tipo de instrumento mecánico como las lijadoras, estas herramientas pueden provocar en un mayor desgaste de la integridad a la viga.

 Luego de realizar el mantenimiento a la viga no debe faltar la colocación del aceite necesario para su preservación y de igual manera para evitar daños producidos por los insectos. Si se desea mantener el estilo tradicional, bastara con dejar las vigas al descubierto, de esta manera formara parte de la decoración y le dará carácter a la vivienda.

Ya rehabilitado en su totalidad las vigas y el cañizo, se instalar todo de manera original y aunque pueda parecer a simple vista un material con mucha vulnerabilidad, la cañiza disfruta de cualidades aislante acústicas excelentes.

Por otra parte para aumentar aún más la calidad y durabilidad del tejado de cañizo, se debe de colocar capas de aislantes, solo de esta manera se contara con mucha más seguridad y tranquilidad; sin perder en ningún instante la originalidad del tejado.

Pero no todos desean conservar el tejado de cañizo, por lo que surgen opciones para poder reparar el tejado; una de estas es instalar las vigas simulando ser el cañizo, es decir; un falso techo y hacer que la parte superior o la cubierta de casa este compuesta de madera, pizarra o incluso metal. Con esta técnica se podrá mantener la misma estética tradicional por dentro, pero en su parte externa se obtendrá un aspecto diferente.

Teniendo estas opciones para arreglar un tejado de cañizo, solo resta mencionar que resulta conveniente no solo desde un punto de vista estético y funcional sino también desde un punto de visto económico realizar una reparación, restauración o reinstalación de un tejado nuevo, ya que por lo general ese tipo de reparación de tejados de cañizo son algo costosas pero muy necesarias.

 Con esto en mente resulta importante consultar en todo momento la opinión de profesionales que puedan bridar opciones y soluciones, pero nunca escatimar en gastos que vayan en contra de la integridad de la estructura de la edificación.

Comenzar a reparar un tejado con tela asfáltica, es un proceso que debe de realizar de manera correcta con cada uno de los mejores materiales posibles. Dependiendo del fabricante, se obtendrá un manto asfáltico de color negro o verde granulado, además el grosor determinara la calidad así como su costo.

Siendo el grosor parte influyente en la calidad, esto implica que; a un mayor grosor mucha mayor calidad, a manera de poseer una referencia el grosor de la tela asfáltica estándar; oscila de entre 1,5 mm hasta 3mm, obviamente esta última posee una mayor calidad.

Lo más recomendable es que este procedimiento deba de ser realizado siempre por profesiones calificados, ya que de realizar de manera incorrecta la reparación del tejado, representa un costo extra, además mayores demoras.

Si por otra parte se toma la decisión de realizar la reparación del tejado por cuenta propia, se debe de considerar una serie de aspectos para poder evitar los contratiempos. Lo primero es distribuir de manera uniforme la tela asfáltica por todo el tejado; aun cuando es altamente recomendable reparar todo el tejado con una nueva tela asfáltica, es posible atender una zona muy específica o bien una zona afectada por fisuras o filtraciones.

Una vez tomada la decisión, se prosigue retirando la cinta protectora, esto asegura una adhesión entre el manto asfaltico con el tejado, esta adherencia se producirá por la acción directa del sol o bien aplicada con un soplete. Es de recordar tomar todas las previsiones de seguridad, es decir; utilizar guantes, botas y arnés de seguridad en todo momento.

La reparación comenzara con la colocación de la primera capa o el primer paño,  este corresponderá con el inferior de cada extremo y para los bordes siempre se debe dejar un margen de 10 centímetros por cada lado del tejado a manera de faldón, este faldón será pinzado para evitar la formación de una vela.

Durante y antes de finalizar la colocación de la tela asfáltica, se debe de recordad mantener siempre la tensión; además de evitar la aparición de arrugas y de existir este tipo de elementos; se corre el riesgo de que surjan pliegues  y comas que a su vez se transformaran en grietas y que se cuartee la tela asfáltica.

 La cumbrera deberá ser la parte final en la colocación del manto asfaltico y para una adherencia es altamente recomendable aplicar una sencilla pero eficiente técnica, la cual en consiste en colocar tornillos o tachuelas para fijar aún más la tela asfáltica. Estas fijaciones extras deben de ser colocados en puntos altamente sensibles como lo son los extremos y entre las juntas de solape.

El uso de la tela asfáltica, lejos de ser una solución estética es por demás una solución funcional y practica para preservar la impermeabilización del tejado, pero esta no es la única técnica, pero es por mucho  la más fácil, eficiente y más económica para reparar el tejado.

Como ya muchos sabrán el manto asfáltico es uno de los elementos más esenciales si se desea contar con una protección impermeabilizadora en el tejado. Es de mencionar que el manto asfaltico es un material en extremo delicado y ligero, además su instalación es sencilla y son la combinación perfecta con tejas asfálticas.

Para finalizar se debe de pensar siempre en la seguridad, esto implica contar con las herramientas y materiales adecuados; así como también hacer un uso apropiado de los mismos. Esto implica tomar medidas de seguridad que garanticen una instalación efectiva.

Esto es especialmente cierto cuando se trabaja con fuego, de tal manera se tiene que  contar con mascarillas, pero no cualquier mascarilla; las indicadas para proteger contra la inhalación de gases provenientes del alquitrán que posee la tela asfáltica, esto mismo aplica para las gafas y los guantes tanto de nitrilo como de piel para poder colocar la tela asfáltica.

Otro punto clave para poder realizar una reparación de un tejado es, tener bien determinado y contemplando en su totalidad todas los materiales y herramientas necesarias para poder completar sin demoras y sin inconvenientes. Es por eta razón que un presupuesto resulta por demás necesario indistintamente que se desee contratar a profesionales o si bien las reparaciones y arreglos sean realizados por cuenta propia.

Y como se ha mencionado previamente, la calidad de los materiales determinara por defecto la calidad del trabajo, ya que de nada valdrá realizar el trabajo con materiales de bajo costo, los cuales necesitaran una nueva reforma o reparación en el tejado.

Finalmente, si por alguna razón el tejado se encuentra expuesto a fuertes vientos de manera continua, se recomienda reforzar con rastreles o varillas de manera.

Las tejas árabe o también denominadas tejas alomadas, son un tipo de teja muy común empleadas en los tejados con inclinación y al ser instaladas permiten la decantación del agua de lluvia. Estas tejas están elaboradas por lo general de barro cocido y son el método más común y quizás uno de los más resistentes para cubrir un tejado.

Además, proporcionan una estética única, que solo se puede conseguir en estos tipos de tejas, siendo de mayor uso en la península ibérica; pero gozan de amplio uso en distintas regiones y países alrededor del mundo.

Es común que alguna teja sufra fractura o rotura, por lo que es necesario mantener una continua evaluación de la zona afectada, con el único fin de evitar posibles filtraciones o incluso una degeneración progresiva de una o varias tejas.

Ahora bien la manera más segura, rápida y económica de realizar una evaluación es vertiendo con manguera una gran cantidad de agua, esto permitirá simular la caída de agua pero a una mayor escala.

Solo de esta manera se podrá tener certeza del alcance del daño,  pudiendo determinar si solo consiste de una o varias tejas o si por el contrario el daño no atendido a tiempo; ha generado una filtración en el tejado.

 Como en muchos casos la prevención oportuna, puede ayudar no solo a evitar momentos incomodos; sino además un gasto considerable que muchas veces no se cuentan dentro de los planes.

Si el daño solo abarca una pocas tejas, bastara con realizar el reemplazo por unas nuevas, pero llegado este punto es apropiado verificar la zona afectada sin la teja, ya que puede haber daño en la base del tejado y en mucho casos se deberá de colocar material aislante.

Pero es posible contara con pericia para realizar este tipo de reparaciones, por lo que quizás convengan realizar el reemplazo por propia cuenta, sin olvidar jamás la seguridad propia como de terceros.

 Ahora bien para que el trabajo se realice de manera apropiada; es importante contar con todos los elementos necesarios así como prever la mayor cantidad de escenarios posibles y sus posibles contingencias.

La colocación de guantes, calzado antideslizante, ropa adecuada y arnés de seguridad son elementos que se deben de tener sin falta en todo momento. Adicionalmente se debe de contar con las mejores condiciones meteorológicas; no solo para minimizar riesgos, también para evitar desmejoras en la zona afectada, llegando en algunos casos a colapsar.

Como medida adicional de seguridad  el uso de una escalera y de un andamio; son elementos que no pueden faltar y que deben de contar con la suficiente altura. Seguidamente se remueve la teja dañada o la sección del tejado que este deteriorada, en este punto se deberá verificar el estado del manto asfaltico o de la capa impermebilizadora, si no cuenta con la misma; se deberá evaluar si resulta viable económicamente su reemplazo.

En algunas casos el tejado cuenta con cubierta de mortero u hormigón, de igual manera se deberá verificar el estado y su eventual reparación.

Si la sección donde se debe de reparar esta retirada del borde y además es una sección amplia, se deberá hacer un camino levantando las tejas hasta alcanzar la zona afectada, esto aún cuanto represente más trabajo; a la larga significara tener que reemplazar tejas dañas por nuestra propia acción, incurriendo en mayores gastos y  demoras.

Por otra parte, al realizar un camino hacia la o las tejas dañadas, se puede obtener un panorama general del estado del tejado o incluso debelar problemas a punto de hacerse perceptibles que no fueron percibidos en primera instancia.

En algunos casos es posible colocar tejas mixtas y planas, de ser este el caso estas tejas pueden ir sobre los rastreles o de manera directa sobre la cubierta. De cualquier manera es posible que las tejas estén clavadas, de ser este caso se deberá de usar una maza y un cortafrío para romper y extraer los clavos que sujeta la teja.

En el mejor de los casos, una fisura mínima es más que posible repararla sin necesidad de cambiarla. Para estas ocasiones bastara con utilizar la cinta bituminosa autoadhesiva con la suficiente anchura para cubrir el área afectada, solo colocarla y listo; es de aclarar que este método es conveniente utilizarlo cuando es apenas perceptible una fisura o rotura en una teja y mantener una revisión periódica de esta área y de todo el tejado.

Ya finalizada la reparación del tejado árabe, prosigue programar semestral, anual o incluso bianualmente, el estado del tejado y la calidad del mismo ya que aun cuando se haya realizado un trabajo de calidad, es posible que se presenten eventos fortuitos que alteren el tiempo y la calidad del trabajo.

Determinar el precio para la reparación del  tejado y el precio por cada metro cuadrado, dependerá de una serie de factores, cada uno aportara una característica única al resultado final.

Quizás entre los factores que mayor afecta el precio de las tejas, es la distancia  que existe entre los almacenes pertenecientes a los fabricantes y los almacenes de donde provienen los materiales o materia prima.

Como muchos ya sabrán, los gatos incrementaran el costo definitivo de los materiales trasladándose por ultimo siempre al comprador, la razón de esto; es que son pesados y de amplio volumen en contraste con las dimensiones y poco precio de cada una de estas piezas o tejas.

Por esta razón, lo más recomendable para tener un presupuesto económico, es acudir directamente a un fabricante, siendo lo normal que los materiales de mayor stock son lo de bajo costo.

Otro de los factores que suele influir en mayor medida en el precio final de las tejas árabe, son las dimensiones de la misma. Como es de intuir  las tejas de mayores dimensiones cuentan con un costo un poco mayor, pero por otra parte esto implica usar una menor cantidad de tejas para poder cumplir un m2 de tejado.

Lo más sencillo es, verificar el precio por unidad del modelo que se elija y multiplicarlo por la cantidad que se requiere para poder completar un m2 de tejado, solo así se podrá comparar un m2 entre los distintos modelos de teja árabe.

Otro de los factores que incide en el precio de las tejas, es el modelo y el color de las tejas. Por lo general; las tejas árabes son las más económicas del mercado y son las de color rojo, seguidamente las tejas curvas pajas y por ultimo las de mayor costo son las jaspeadas, maigno y las hispanias, las cuales presentan distintos grados de destonificado.

Ahora bien, si aún se presentan duda de cuantas piezas entran por cada m2, dependerá del modelo y del tamaño, ya establecido eso, podemos mencionar a manera de ejemplo que la teja árabe tradicional de 500mm, esto implica que se necesitan exactamente 9 piezas para poder completar un solo m2.

Este ejemplo, permitirá tener una perspectivas más exacta, ya que conforme se va reduciendo el tamaño de la teja de cerámica se incrementara de manera exponencial, es decir; una teja de 450 mm necesitara unas 10 piezas de teja, de igual manera sucede con las tejas de 400 mm y de 250mm, lamentablemente al ir reduciendo las dimensiones de las tejas, implica una tarea de reparación o de restauración del tejado más laborioso y de mucha mayor delicadeza.

Como se ha mencionado, todas las tejas cuentan con características y funciones diferentes, que por definición se traduce en costos variados. Pero a pesar de todo eso, es posible tener precios referenciales.

Entre los precios a la fecha que  se consiguen en el mercado es de;  0,39 € por cada teja curva roja de 40, la teja curva paja de 40 cuenta con un precio estándar de 0,44 €, la teja árabe roja jaspeada de 40 se consigue en un precio de 0,45 €, la teja árabe flameada de 40 se incrementa hasta 0,46 € y finalmente la teja árabe estándar de 25 es de 0,36 €.

Pero quizás muchos cuenten con la duda si solo se estos costos bastara para realizar un presupuesto de reparación de tejado, pues bien la respuesta es que “no”. La razón es que se necesita contar con piezas especiales que muchas veces no se suelen tomar en cuenta y que encarecen  el presupuesto final de una reparación.

Existen cuatro piezas necesarias para poder realizar una reparación de un tejado de manera segura y correcta. El primero de ellos es la Cumbrera, las cuales consisten en piezas que son colocadas en la parte de mayor altura de los tejados a 2,3 o incluso a 4 aguas.

El segundo elemento especial, es el remate de cumbrera o también llamado tapón de cumbrera, estas cumbreras cuentan con una forma particular cerrada, esto evita que pueda penetrar el agua de manera lateral o insectos creen panales que obstruyan y deterioren el tejado.

Por otra parte si se cuenta con un tejado muy singular, puede que se necesite remates laterales curvos, estas piezas son muy comunes en las tejas árabes tradicionales por lo general tienen un costo elevado.

Finalmente pero no menos importante, es obtener piezas de ventilación; esto permita evitar posible humedad en el tejado por efecto de condensación en el altillo del tejado, ya que de no utilizarla, se corre el riesgo de producir filtraciones así como de otros daños.

Tomando en cuenta cada uno de estos elementos, además del tipo de teja que se desea; es posible elaborar un presupuesto que permita realizar una reparación no solo efectiva y seguro; si no que también un tejado con uniformidad y estilo.

Los tejados por sí mismo suelen dar muchos dolores de cabeza, en especial a los que sufren de manera directa las consecuencias de un mal mantenimiento y una mala instalación. En el caso particular de las filtraciones, muchas de las personas que tienen que pagar por los arreglos del tejado son propietarios únicos y por ende el derecho único de reparación del mismo corresponde al dueño.

Pero por otra parte surgen momentos donde el techo es responsabilidad de una comunidad, es decir el derecho de techo; es igualitario para las personas que hacen vida en un edificio. Es en estos casos donde la responsabilidad corresponde totalmente a la comunidad de propietarios y no al afectado de manera directa, lo que es casi igual al propietario residente del último piso.

Para estos casos es necesario saber cómo actuar, si se debe pedir permiso y aprobación para realizar las reparaciones o no es necesario realizar las reformas sin consentimiento.

Ahora bien, la responsabilidad por filtraciones de agua por un mal mantenimiento y a su vez estado de las condiciones del tejado, es sin duda responsabilidad de la comunidad de vecinos. La razón, pues es muy sencilla, el tejado es un bien común que comparten todos de manera conjunta.

 Por tanto  la comunidad de vecino le corresponde las reparaciones necesarias y el mantenimiento apropiado del mismo y, en caso de producirse eventualidades responder por los posibles daños producidos al propietario por consecuencia de la acción directa de la filtración o de otros daños.

 Para estas ocasiones es muy común que las comunidades, cuenten con una póliza de seguro que cubra estos siniestros, por lo que un reclamo a la compañía es el paso siguiente para comenzar las apropiadas reparaciones e indemnizaciones.

En estos momentos donde se debe realizar estas reparaciones donde no existe un seguro o póliza contra estas eventualidades, las preguntas más frecuentes suelen ser ¿Qué hacer?. De hecho, el presidente de una comunidad de manera autónoma puede solicitar el inicio de los arreglos pertinentes sin ninguna necesidad de realizar consultas.

La cancelación de los gastos, puede provenir de los fondos de reserva o comúnmente llamados caja de ahorros, dinero que se guarda para cubrir contingencias e imprevistos, o de no existir los fondos suficientes lo más correcto es realizar una reunión donde se informa de manera exacta, cada uno de los detalles correspondientes a las reparaciones.

Seguidamente, solo restaría lo que se denomina común mente como “pasar la rama”, es decir, cada uno de los vecinos y/o propietarios pague la parte que corresponde, siempre de manera equitativa entre todos los vecinos.

Ahora como no todos los escenarios son similares, el tema de la reparación del tejado pueden surgir escenarios donde uno o varios de los propietarios y/ o vecinos, se nieguen a cancelar la porción de la reparación correspondiente y que, por otra parte puede que por mayoría sea un no en una asamblea de comunidad.

Desde un punto de vista civil, indistintamente donde se resida, existen derechos y deberes de carácter obligatorio; el cual establecen el deber de un propietario de cancelar la parte correspondiente producto de bienes comunales, por lo que se está obligado a su manutención y toda reparación que surja de manera fortuita.

Esto quiere decir, que aun cuando no existan filtraciones u otro tipo de daños en el tejado, no es necesario llegar a extremos donde se causen problemas mayores, siempre la prevención y el mantenimiento deben de hacerse de manera regular y sin contratiempos.

La manera adecuada para mantener de manera correcta un tejado; es realizando una programación anual de limpieza y de evaluación del tejado por parte de la comunidad. Siempre tomando en consideración el estado del tejado, la exposición a fenómenos de carácter atmosférico, así como de eventualidades de causa mayor.

 Solo de esta manera, el costo del mantenimiento puede está incluido de manera anual o bianual, para evitar que representa una carga económica considerable en caso de presentarse una eventualidad o en el momento de realizar las labores de mantenimiento.

Es de resaltar que las filtraciones son un problema muy común en todo tipo de edificaciones, siendo más evidente y con mayor presencia en estructura con cierto grado de antigüedad;  por otra parte las filtraciones que no son atendidas a tiempo, suelen transformarse a corto y mediano plazo en problemas de significación.

Finalmente con el único interés del bienestar colectivo de la comunidad, todo trabajo bien sea reparaciones o todo mantenimiento que se realice, debe de realizarse con empresas dedicas especializadas y con comprobada profesionalidad.

Se debe de evitar que las reparaciones sean realizadas por terceros de dudosa profesionalidad u mucho menos por personas conocidas como “arregla todo” y mucho menos por personas procedentes de la misma comunidad.

El techo y por ende el tejado es una parte por demás importante de un inmueble, y siendo de tanta importancia debe de tomarse todas las previsiones. Por desgracia no se la da la suficiente importancia al tejado; sino ya cuando es inevitable solventar un problema.

Reparar un tejado con goteras indistintamente del tipo de tejado y de las tejas que las compongan, no es una tarea fácil en lo absoluto, mucho menos dar con la gotera. Una manera de poder localizar una gotera, es realizando una inspección visual, si localizamos una teja más oscura que las otras, puede ser un síntoma de humedad y por ende de posibles filtraciones.

Otra manera efectiva es realizar una búsqueda segmentada durante un día de lluvia o también aplicando un método de “decantación” de agua utilizando una manguera con una presión suficiente con el propósito de simular una fuerte lluvia.

Ya habiendo localizado la gotera, lo siguiente es eliminar totalmente la humedad producida por esta filtración. La remoción de las tejas dañadas es lo más recomendable, ya que si se toma la decisión de eliminar la humedad y recolocarla las mismas tejas se corre el riesgo de futuras goteras por la pérdida de la integridad de la teja por efecto de la humedad.

Llegada la hora de eliminar las goteras del tejado y de las tejas, no debe de hacerse únicamente en la parte externa del tejado, es necesario reparar y amortiguar el daño producido por la humedad, desde el interior de la casa.

El realizar la correcta impermeabilización dentro y en el tejado es esencial para mantener el tejado libre de goteras y daños producidos por una constante humedad en el tejado. Pero si por alguna razón puede parecer algo complicado la reparación de goteras, pues no es de preocuparse, en goteras de poca profundidad en el techo o en el tejado, es algo bastante sencillo de arreglar. El problema comienza realmente cuando la humedad ya ha avanzado y ha logrado atravesar el techo pudiendo apreciarse el daño desde el interior de la vivienda.

En estos casos lo más recomendable es buscar ayuda profesional que pueda realizar un trabajo de calidad, así que el pedir ayuda debe ser una opción en todo momento. Pero si aún se desea realizar el trabajo por nuestros propios medios, se debe seguir una serie de procedimientos ya que de realizarlo de manera incorrecta supondrá un riesgo alto de seguridad para los habitantes y para el inmueble.

Lo ideal desde un principio es realizar una impermeabilización completa para eliminar las goteras de manera definitiva en el tejado, pero antes de esto; se deberá colocar una mano de cemento hidrófugo a la zona con humedad. La colocación de este cemento reforzara y eliminara de manera definitiva todo rastro de humedad en la parte afectada.

Pero esto no acaba acá, lo siguiente es agregarle una solución para impermeabilizar tanto el tejado como las tejas. Esto supondrá una solución bastante efectiva contra goteras existentes y futuras, ya que estamos hablando de un área sensible en la vivienda; la impermeabilización total es un paso por demás fundamental.

Prosiguiendo la reparación del tejado, el siguiente paso es colocar capas de emulsión asfáltica hasta que se logre que toda la superficie del tejado este nivelado y sin irregularidades, finalmente solo bastara con sustituir las tejas que se encuentre dañas, rotas y deterioradas. Este momento es decisivo ya que conviene no escatimar en la colocación de tejas siempre y cuando se tengan duda en cuanto a su integridad.

Las obstrucciones en los canelones son bastante habitual, esto suele suceder por la acumulación progresiva de elementos variados, bien sean hojas, bolsas y en algunos casos incluso animales muertos.

Es más que entendible que la limpieza constante de los canelones resulte algo engorroso. Pero si sumamos una obstrucción con humedad presente en las tejas llegando a filtraciones, estamos sin duda antes un serio problema. Si se deja el agua estancada, el resultado final que el agua se desbordara inevitablemente, esto puede ocasionar el desprendimiento de una sección de los canelones, filtraciones y además de un mal olor por la descomposición de materia orgánica.

Sin lugar a duda resultara mucho mejor realizar mantenimiento periódico a todo el tejado y de cada uno de sus elementos, ya que de otra manera se tendrá que reparar gotera tras gotera además de tener que sustituir las cubiertas.

Pero a igual que las goteras, poder localizar la obstrucción en los canelones puede resultar en un gran reto. Lo primero es revisar el estado del codo, luego conexiones entre el canalón y el tubo que conduce al desagüe. Ya localizado el área obstruida, bastara con limpiar y volverla a colocar, esta medida prebenda goteras y filtraciones en el futuro.

Los tejados son una de las partes más importantes de los hogares y edificaciones, de manera muy frecuente no se le da la suficiente atención; básicamente porque no es un sector de la casa con el que se interactúa de manera frecuente a pesar de ser un sector de altísima relevancia.

Sin un tejado en óptimas condiciones, nos vemos expuestos de manera directa a un sinfín de problemas, como inundaciones y todo tipo de problemas adicionales; lastimosamente se suele dejar de lado los cuidados y reparaciones necesarias hasta un punto donde es inevitable la reparación parcial o hasta total del tejado.

Por lo general el foco de atención sobre los tejados de pizarra, son desperfectos o algunas situaciones que afectan de manera directa la cotidianidad, esto se degeneran y se trasforman en eventualidades para la que no se está preparado; que demandan soluciones efectivas y expeditas.

En la ciudad de Barcelona se goza de un clima por demás placentero, sin embargo en los meses de octubre y noviembre es donde es más frecuente el clima lluvioso, por lo que es imperativo tener el tejado sin filtraciones y fisuras.

Las reparaciones de tejados de pizarra deben de realizarse contando con los mejores servicios y profesionales que puedan atender de manera rápida la emergencia. Por lo general cuando se contratan este tipo de servicios, se debe de tomar en cuenta la reputación, y es que un mal trabajo de reparación; puede ocasionar aún más problemas que el original además de gastos por demás costosos.

Cuando se desea reparar un tejado de pizarra; es necesario planear de manera paralela aislar el tejado de pizarra de las inclemencias a la son expuestas sin que represente alteraciones al momento de colocar las nuevas tejas.

Es en este punto donde, la experiencia y la buena labor de profesionales capacitados, es posible conseguir expertos que realicen los trabajos y aislamiento térmico de poli estireno extruido, además siendo Barcelona una ciudad insignia de España; sin duda alguna la técnica de mejores resultados y de mejor calidad.

La pizarra en la hermosa ciudad de Barcelona goza de mucha aceptación, principalmente por lo llamativo y lo estético, pero esto conlleva una serie de problema que aparece con el paso del tiempo siendo uno de los mayores problemas la calidad de la teja inicial.

 Es por esta razón que la gran mayoría de los usuarios que instalan tejas de pizarra, se ven en la necesidad de realizar reparaciones en lapsos de tiempo cortos y donde se aprecia la poca calidad del trabajo.

Cualquiera que sea el caso, las opciones para reparar los tejados en Barcelona son variadas en lo que se refiere a los aislantes  que se colocan por debajo de la teja de pizarra. Por otra parte arreglar un tejado de pizarra supone por defecto; una reparación larga, tediosa y costosa, pero por demás necesario afín de evitar problemas mayores y costos muchas más elevados.

Indiferentemente de quien realice los arreglos de las tejas de pizarra, deben de ser revisados de manera periódica como mínimo una vez por año, esto permitirá comprobar el estado del trabajo, posibles daños imprevistos y por sobretodo huye de los mal llamados especialistas “repara todo” o del jardinero de confianza.

También ten especial atención con los antenistas y el daño que pueden causar en el tejado de pizarra y de cualquier otra persona, ya que la falta de pericia puede causar roturas, fisuras poco perceptibles pero de manera gradual se convertirá un problema mayor y en algún momento se deberá de cambiar todo nuevamente.

Pero además, resulta fundamental mantener siempre una compañía que puede realizar los trabajos de mantenimiento de manera periódica, pero por sobre todo los seguros pueden encargarse de cubrir desde un punto de vista económico de estas eventualidades.

Esto resulta especialmente cierto en la ciudad de Barcelona, donde se cuentan con profesionales de altísima preparación técnica, estando preparados para poder cumplir todo tipo de siniestros.

 Finalmente la limpieza de los canelones y de todas las limas, jugaran a favor en preservar la integridad del tejado de pizarra a la vez que aumenta el tiempo de vida del tejado. Y debes en cuando repasar todos los puntos de sellado de las chimeneas y arrimes de la pizarra con un producto a base de poliuretano.

  • 1 Año de garantía en todas las reparaciones
  • Supervisión del trabajo (Antes, durante y al finalizar)
  • Trabajos con línea de vida
  • Retirada de uralita antigua

ESPECIALISTAS EN TODO TIPO DE TEJAS

Tejas de asfalto

Tejas de cerámica

Tejas de metal

Tejas de madera

Tejas de pizarra

MANTENIMIENTO PREVENTIVO
DE COMUNIDADES

Incluye limpieza y mantenimiento de tejados y canalones, además del servicio de urgencias 24 horas en fontanería y electricidad.

¡No esperes a que venga el problema, SH serveis lo detectara con tiempo y lo solucionara!

CLIENTES Y COLABORADORES

¿Tienes más dudas?

En nuestro chat en linea atendemos tus peticiones
las 24 horas del día, los 365 días del año.